Este iPhone ha pasado 20 meses en el fondo de un lago y aún funciona

iphone

Es una de esas tragedias del mundo moderno que hace un par de décadas ni siquiera podríamos imaginárnoslas y hoy puede suponer un drama tecnofamiliar. Y en ocasiones ni baño de alcohol ni entierro en arroz. Pero hay ocasiones en las que la suerte sonríe. Mucho.

Michael Guntrum es un habitantes del estado de Pensilvania que en el mes de marzo delaño 2015 fue a pescar en el lago Kyle, por entonces helado. Quiso la mala fortuna que cuando uno de los peces que nadaban bajo el hielo picó en su anzuelo el iPhone 4 que tenía en el regazo se deslizó con el movimiento que hizo el pescador hasta caer por el agujero practicado en el hielo. Y adios iPhone. Hasta el pasado mes de septiembre.

En ese mes se drenó el lago Kyle para aliviar los fondos y evitar daños a una presa cercana. Un ingeniero, Daniel Kalgren, tuvo entonces la idea de recorrer la superficie expuesta con un detector de metales. Y allí que apareció el iPhone 4 perdido en el lago, 20 meses después de caer a las aguas heladas.

Con más curiosidad que esperanza Kalgren limpió el móvil y lo metió entre arroz, ese habitual remedio casero que parece que funciona como extractor de la humedad de los dispositivos electrónicos sumergidos en agua. Y tras varias horas se le ocurrió enchufarlo a un cargador y… ¡funcionó!

No solo eso sino que gracias a la información procedente del iPhone logró contactar con Guntrum (el pescador que perdió el móvil) y enviárselo. Lo cierto es que todo el mérito no hay que apuntárselo a los ingenieros de Apple sino a la marca OtterBox, fabricante de la carcasa protectora donde iba enfundado el iPhone, marca especializada en protección… que ahora tiene uno de sus mejores reclamos publicitarios en este terminal.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad