Empresa espacial privada alemana quiere explorar el lugar de aterrizaje del Apolo 17

17

Es el último lugar donde hombres venidos desde el planeta Tierra se pasearon por la Luna y ahora es el objetivo de una misión que quiere llevar dos rovers a explorar aquella zona.

Una empresa espacial privada con base en Alemania quieren enviar  una misión al lugar donde aterrizó el Apolo 17, la última nave tripulada que la NASA envió a la Luna, en 1972.

La misión consistiría en llevar hasta la Luna una nave que contendría dos rovers diseñados en colaboración con la marca de automoción Audi, algo que supondría sin duda un destacable reclamo publicitario. Sería sin duda una foto histórica la de ese par de rovers del S. XXI circulando alrededor del rover que la NASA llevó en 1972 a la Luna.

El propósito de la misión que está preparando la empresa PSTsicentist es estudiar el entorno de uno de los lugares de aterrizaje lunar y cómo el paso del tiempo afecta a los ingenios que el hombre llevó a la Tierra hace más de 4 décadas, especialmente por lo que tiene que ver con los micrometeoritos que constantemente caen en la superficie lunar, desprotegida al no contar con una atmósfera como la terrestre. La exposición durante largo tiempo a tan adversas circunstancias es de gran interés para la futura colonización lunar.

PTSscientist competirá con su proyecto por ganar el Google Lunar X Prize, que premia con 20 millones de dólares a la primera empresa capaz de llevar un vehículo privado a la Luna antes del final de 2017. Una competición en la que ya participan 16 equipos, entre los cuales son pocos los que como esta empresa privada alemana pretenden no solo llegar hasta nuestro satélite sino además llevar vehículos que circulen por su superficie.

En el caso de la misión que preparan en PSTscientist deberán guiarse por las líneas maestras establecidas por la NASA, que incluyen aterrizar a no menos de 2 kms de distancia de cualquier lugar de aterrizaje de sus misiones y no aproximarse a menos de 200 metros de los restos de los módulos lunares y de, en este caso, el rover que llegó en 1972.

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad