Apple reconoce oficialmente que trabaja en tecnología de conducción autónoma, pero no en el desarrollo de un automóvil

coche

Apple no quiere vendernos coches, pero sí quiere que coches de otras marcas funcionen de manera autónoma e inteligente gracias a la tecnología en la que están trabajando.

Se desvelaría así finalmente y de manera oficial la verdadera naturaleza de Project Titan, uno de los grandes secretos a voces de Apple aunque finalmente ha resultado que no se trataba de fabricar un Apple Car.

Desde Apple se ha reconocido el gran esfuerzo dedicado durante los últimos años a trabajar en el aprendizaje inteligente y los sistemas de conducción automatizada, con especial énfasis puesto en su aplicación al sector del transporte, según se ha conocido por el contenido de una carta enviada a la dirección de la NHTSA (Administración de Seguridad en el Tráfico de las Autopistas Nacionales) por Steve Kenner, director de integridad de producto de Apple.

En dicha comunicación, y a pesar de no ofrecer más detalles sobre el objeto de los trabajos de Apple en este campo, se remarcaban los beneficios para la sociedad de la conducción automatizada de vehículos, una tecnología que Kenner describe como potencialmente salvadora de vidas humanas pudiendo prevenir los millones de accidentes automovilísticos que se producen cada año.

Un portavoz de Apple ha reconocido oficialmente la veracidad del contenido de esa misiva a la dirección de NHTSA, así como de las investigaciones anteriormente mencionadas, mientras se reconoce la importancia de los usos potenciales de estas tecnologías en el transporte del futuro, razón por la que en Cupertino se estarían mostrando tan colaborativos con la NHTSA a fin de definir de manera consensuada las mejores prácticas para este sector de la industria.

En definitiva, la mala noticia es que a medio plazo parece imposible que podamos tener en el mercado un iCar pero a cambio estaría cada vez más cerca el día en que sea nuestro vehículo el que cuente con su propia versión de “sistema operativo” fruto del esfuerzo y la innovación en Apple capaz de guiar a nuestro vehículo hasta nuestro destino con una mínima intervención por nuestra parte.

Esto supondría que Project Titan está siendo la manera de Apple de afrontar todo lo que tecnológicamente permite a un automóvil circular sin necesidad de que sea el conductor el que lo guíe. Desde reconocimiento del entorno y objetos fijos y en movimiento, incluyendo desde peatones a señales de tráfico, controles para mantener el vehículo en el interior del carril además de respetar las velocidades máximas y las distancias de seguridad… por no hablar de poder hacer que un automóvil se desplace hasta el destino elegido por el pasajero recibiendo órdenes vocales.

Toda esa tecnología, parte de la cual ya está circulando por nuestras carreteras, tiene aún un enorme camino por delante que además se va forjando a diario. En un momento en el que la efervescencia creativa se aúna con la tecnología en continuo avance y con la necesidad de ofrecer algo innovador, parece que con el concurso de Apple para desarrollar lo que parece que será un modo más eficaz de conjugar todos los aspectos relacionados con conducción y seguridad podremos un día “instalar” ese “carOS” en nuestros automóviles. Un día que ahora parece más cercano.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad