Muere John Glenn, el primer americano en orbitar la Tierra

john-glenn

Después de los pioneros Alan Shepard y Gus Grissom fue el tercer estadounidense en llegar al espacio, y el primero en dar una órbita completa en torno a la Tierra en 1962. Durante 16 años fue senador y décadas después de haberse retirado como astronauta regresó al espacio en 1998 contando con 77 años, lo que le convirtió en el hombre de más edad que había subido al espacio. Hoy ha fallecido a los 95 años.

La vida de John Glenn es digna de película de Hollywood. Y de hecho ha protagonizado alguna.

Formó parte de la primera generación de astronautas, la que a bordo del programa Mercurio facilitó la llegada del hombre a la Luna. Una gesta que fue recogida primero en 1979 por el libro “The right stuff” (editado en España con el título “Lo que hay que tener”) de Tom Wolfe, llevado en 1983 al cine de la mano de Philip Kaufman con una película del mismo título en inglés que el libro, pero estrenada en España como “Elegidos para la gloria”.

Siguiendo los pasos de sus compañeros Alan Shepard (creador de la “oración del astronauta”, que dice “Dios, no permitas que la cague”) y Gus Grissom, Glenn fue el tercer astronauta estadounidense en salir de la atmósfera terrestre y llegar al espacio, siendo además el primer estadounidense en completar tres órbitas a la Tierra.

La formación académica de John Glenn, nacido en 1921en Ohio, era de ingeniería, y su formación militar fue de aviación naval, participando en la Segunda Guerra Mundial y en la de Corea, pasando posteriormente a ser piloto de pruebas. Entre una de sus primeras gestas está la de completar el primer vuelo supersónico transcontinental entre California y Nueva York en 3:23 horas.

A partir de 1959 entró en la NASA y fue allí donde se convirtió en héroe nacional (como tal fue aclamado en un desfile similar al que recibió Charles Lindbergh, el primer aviador en cruzar en solitario el océano Atlántico) tras haber dado tres órbitas en torno a la Tierra. Fue recibido por el presidente John Fitzgerald Kennedy, firme impulsor de la carrera espacial, y tanta amistad llegaron a trabar que cuando el presidente fue asesinado en Dallas en 1963 su viuda Jackie le pidió a Glenn que le diese la noticia a los hijos del matrimonio. Poco después del asesinato, Glenn abandonó la NASA y pasó a la vida civil, siendo elegido senador por el partido demócrata entre 1974 y 1999.

Tras ese paréntesis el espacio fue de nuevo un destino para John Glenn cuando en 1998, a los 77 años de edad, subió a la órbita terrestre a bordo del transbordador espacial con la misión de estudiar cómo afectaba a una persona de su edad la estancia en microgravedad además de cómo afrontaba la experiencia y si se producía algún efecto apreciable en su organismo alguien que ya había estado en el espacio 35 años atrás.

Hoy, a los 95 años, ha muerto en Ohio en un hospital donde llevaba una semana hospitalizado.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad