Japón pone en órbita su primer satélite recolector de basura espacial

kounotori

Sobre nuestras cabezas, además de satélites artificiales, orbitan más de 100 millones de fragmentos diversos procedentes de todo lo que el hombre ha enviado al espacio desde que en 1957 el Sputnik soviético iniciase la carrera espacial.

Esa ingente cantidad de fragmentos (algunos de apenas milímetros) proceden de piezas desprendidas de cohetes y satélites, restos de la reentrada en la atmósfera o simplemente piezas que se le “caen” a los astronautas durante sus actividades extravehiculares o paseos espaciales.

La cuestión es que esos 100 millones de objetos de diferente tamaño volando a casi 30.000 kms/h constituyen un auténtico peligro para los satélites y naves situados en órbita y hace décadas que lleva planteándose la necesidad de solucionar la cuestión de la basura espacial sin que hasta el momento se haya llegado a a poner en práctica ninguna medida de utilidad práctica. Hasta ahora.

La agencia espacial japonesa JAXA acaba de poner en órbita el satélite Kounotori Integrated Tether Experiment, que responde al acrónimo KITE (cometa, en inglés) y que se traduciría como Experimento de Atadura Integrada Cigüeña Blanca. Consiste en un cable de 700 metros de longitud que “empujará” a los fragmentos de basura espacial para sacarlos de su órbita y dirigirlos hacia la Tierra, en cuyo camino se desintegrarán al reentrar en la atmósfera.

Ese cable está formado de filamentos de acero y aluminio capaz de generar electricidad al interactuar con el campo magnético de la Tierra, ralentizando el movimiento de los fragmentos de basura espacial. El cable es un prototipo que servirá para evaluar su funcionamiento y posteriormente preparar un futura segunda nave recolectora de basura espacial que estaría dotada de un cable de hasta 10 kms de longitud.

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad