Trump podría acabar con la Neutralidad en la Red

trump

La renovación de cargos derivada de la llegada al poder de Donald Trump puede dejar sentir sus efectos en la decisión que debe tomar la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense) acerca de la denominada Neutralidad en la Red, es decir, que no existan accesos privilegiados que otorguen mayor velocidad de tráficoo mayor ancho de banda a grandes empresas.

La reglas que imponen la Neutralidad en Internet fueron aprobadas por la FCC pero el sentido de esa normativa podría variar con la sustitución del actual presidente, Tom Wheeler (demócrata) por un nuevo presidente cercano a Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos de América.

La FCC se encarga de regular todo lo que tiene que ver con dispositivos electrónicos, emisiones de ondas electromagnéticas y comunicaciones de todo tipo (radio, televisión, telefonía móvil e Internet) y en 2015 se enfrentó a la decisión de tomar partido por una de las dos alternativas acerca de la denominada Neutralidad en la Red, optándose entonces por no permitir que grandes proveedores de acceso pudieran otorgar (a cambio de un aumento en sus tarifas) a grandes clientes como Netflix, YouTube o Facebook, ancho de banda privilegiado con respecto al resto de usuarios. Pero ahora esa decisión podría volverse atrás.

Bastaría que con un nuevo presidente (que nombraría Trump) al frente de la FCC se retomase la cuestión y ahora la mayoría sería republicana y podría cambiar el sentido de lo entonces decidido. El peligro aquí es que en más de una ocasión Trump se ha manifestado como un firme opositor a la Neutralidad en la Red, con lo que podríamos estar ante la próxima existencia de una Internet de doble velocidad, una Red en la que determinados actores como los anteriormente mencionados, que suelen además ser aquellos cuyos servicios consumen un mayor ancho de banda, podrían pagar a los proveedores de servicio para contar con mayores anchos de banda que nos relegarían al resto de usuarios a una velocidad de conexión inevitablemente menor por tener que ceder ante la “prioridad digital” de que gozarían.

Se da el caso curioso de que apesar de que Trump puede nombrar un nuevo presidente de la FCC el actual puede mantenerse como miembro de la misma hasta el final del período para el que fue seleccionado, que concluiría en 2018, en cuyo caso habría un empate entre los miembros demócratas y republicanos de la Comisión… hasta 2018, cuando Trump podría nombrar otro nuevo miembro y ya no es que quedaría deshecho el empate sino que habría una más que clara mayoría próxima a sus tesis.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad