Zuckerberg presenta a Jarvis, su asistente doméstico inteligente

jarvis

Desde hace un tiempo, cada año Mark Zuckerberg se propone un reto de Año Nuevo, y ahora que termina 2016 es hora de echar un vistazo a lo que él mismo se comprometió a que fuera su proyecto personal del año.

Leer un libro a la semana o salir a correr al menos 3 kms al día fueron algunos de los “propósitos de Año Nuevo” que en años anteriores Zuckerberg se comprometió a llevar a cabo, lográndolo y compartiéndolo con el resto del mundo. Pero el reto marcado para 2016 era algo más ambicioso: desarrollar un asistente doméstico inteligente al que llamó Jarvis, exactamente igual que el que tiene Tony Stark (Iron Man) en su mansión.

El desarrollo de sistemas de  inteligencia artificial ha sido algo casi cotidiano estos últimos años, con la presencia en nuestros dispositivos móviles de Siri (iOS), Cortana (Windows), Alexa (Amazon) o Google Now (Android).

Para conseguir su propósito el fundador de Facebook se propuso dedicar unas cuantas horas al cabo de la semana (se calcula que habría dedicado unas 100 horas en total a desarrollarlo) a programar un asistente centrado en la domótica y a punto de acabar el año Zuckerberg ha mostrado parte de su funcionamiento.

Por el momento aún no cuenta con un funcionamiento perfecto pero obedece sin problemas órdenes como las de apagar o encender luces, reproducir música bajo petición de canciones concretas y poco a poco consigue solventar la ambigüedad de algunas órdenes orales al tener en cuenta el contexto de las palabras y de la petición. Incluso puede reconocer individuos gracias a sus funciones de reconocimiento del habla

En el artículo que redactó para la publicación Fast Company, Zuckerberg relataba algunos de los obstáculos para el desarrollo de su mayordomo virtual. Uno de los principales problemas fue conectar a Internet elementos que no están originalmente conectados, junto al desarrollo de código capaz de generar un sistema fundamentado en el lenguaje natural que pudiera responder a sus peticiones. 

Incluso puede responder algunas órdenes a través del propio chat de Facebook Messenger, tanto si las recibe en modo texto como si lo hace en forma de grabaciones de voz.

El propio Zuckerberg relata en primera persona todo lo que ha conseguido que Jarvis pueda hacer en su casa, con profusión de detalles, sin ocultar algunos de los fallos que aún tiene y esperanzado en lo que puede suceder en el futuro, especialmente con equipos de trabajo ayudando a desarrollar un asistente como Jarvis que, recordemos, por ahora es fruto del trabajo individual del propio Zuckerberg durante un centenar de horas a lo largo de 2016.

ai