Directivo de Google reconoce que el iPhone marcó la referencia para los smartphones

smartphones

Apple no inventó el teléfono inteligente. Diversas marcas (Nokia, Ericsson, BlackBerry, Motorola, Palm...) ya disponían de sus particulares modelos de smartphone, cada uno recurriendo a distintas soluciones (teclados físicos o pantallas táctiles, pantallas en formato ultra apaisado o en proporción 1.1) pero todo cambió el día en que Steve Jobs subió al escenario con el primer iPhone en la mano. A partir de entonces cambió el concepto de lo que debía ser un smartphone.

El 9 de enero de 2007 (faltan apenas unos días para que se cumplan diez años de aquel momento) Steve Jobs mostró la nueva senda que marcaría el futuro de Apple, una empresa mundialmente conocida por fabricar ordenadores y que tras haber sorprendido con el reproductor de MP3 iPod ahora pretendía revolucionar el sector de la telefonía móvil. Y vaya si lo consiguió.

Esa pluralidad de conceptos físicos sobre los dispositivos, de interfaz de usuario, de sistemas operativos, de ecosistemas… permitía quizá una más amplia gama de soluciones capaz de adaptarse a múltiples necesidades para distintos tipos de usuarios pero la atomización de respuestas impedía que sucediera lo que tenemos en la actualidad: sólo dos ecosistemas pero con más apps de las que podrías usar en varias vidas.

En una reciente entrevista para la revista Wired Matias Duarte, vicepresidente de diseño de Google, reconoce que la aparición del primer iPhone supuso la cristalización del modelo definitivo de lo que debía ser un smartphone. De hecho aventura que si Apple hubiese tardado un año más en presentar su primer iPhone las cosas podrían haber sido muy diferentes.

En palabras de Duarte “no se trata de un mundo en el que gana el que presenta el mejor envoltorio, y si Apple hubiera presentado su iPhone un año más tarde las expectativas sobre lo que debía ser un smartphone podrían haber cristalizado alrededor de algo más parecido a lo que ofrecía BlackBerry“.

Como también reconoce el director de diseño de Google, el diseño del iPhone puede no ser el mejor pero fue su popularidad lo que estableció el patrón a seguir por el resto de fabricantes, una tendencia que una década más tarde se mantiene… incluyendo desde la rejilla de iconos hasta el ecosistema de apps.

Finalmente Duarte ha afirmado que en su departamento están trabajando para asegurarse de que los futuros diseños ofrecen algo nuevo y distinto a lo que entonces estableció Apple como paradigma del smartphone, de ahí también el carácter abierto y de fácil personalización inherente a Android.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad