El operador T-Mobile empieza a “cargarse” de forma remota los Galaxy Note 7 de sus usuarios

n7

Malas noticias para los propietarios más recalcitrantes del Galaxy Note 7 que Samsung retiró de la circulación este verano por los problemas de sobrecalentamiento y hasta deflagraciones ocasionados por sus baterías. Siguiendo órdenes de la empresa surcoreana está procediendo a inutilizar de manera remota estos dispositivos.

Algo tan sencillo como que el operador de telefonía móvil envíe al dispositivo una actualización de firmware que no puede rechazarse (como aquella oferta de la película “El padrino”) que deja completamente inutilizado el terminal.

Esta especie de “Orden 66” contiene una instrucción que impide a los Galaxy Note 7 poder recargar la batería, además de mostrar un aviso a sus propietarios para que devuelvan sus terminales por estar considerados defectuosos y retirados por Samsung.

Se espera que otros operadores de telefonía estadounidenses como AT&T, Verizon y Sprint no tarden en lanzar también este tipo de actualización de bloqueo a sus clientes con este dispositivo, aunque las dos primeras han anunciado que lo harán el día 5 de enero y la última el día 8 de enero a fin de permitir a sus clientes el disponer del terminal activo durante los días de Navidad y fin de año, evitando que puedan quedarse incomunicados en unas fechas en las que es habitual hacer desplazamientos.

Se calcula que de los 2,7 millones de unidades del Note 7 vendidos en Estados Unidos de América ha sido devuelto un 90 % de los mismos quedando aún en manos de sus propietarios unos 300.000.

En Europa las medidas de Samsung no han sido tan drásticas para tratar de “convencer” a los usuarios que han preferido seguir utilizando los Note 7 puesto que estas actualizaciones se limitan a restringirla capacidad de carga de estos phablets aun 30%.

Tags :