LG admite el fracaso de su smartphone modular G5

lg g5

La marca surcoreana hace un ejercicio de sinceridad al reconocer que el concepto de móvil modular presentado el pasado año no ha sido precisamente un éxito y, por tanto, no van a continuar con ese concepto cuando aparezca dentro de unos meses su nuevo smartphone, el LG G6.

El concepto de un smartphone modular al que poder acoplarle distintos componentes en función de las necesidades (cámara 360º, lente con gran angular, batería auxiliar…) podría haber resultado interesante pero no ha llegado a convencer a los suficientes clientes como para que ello se traduzca en las ventas suficientes que permitan animar a la marca a continuar ese camino.

Se suponía que el LG G5 iba a suponer un regreso a las buenas cifras de ventas para la empresa de Corea del Sur pero finalmente no fue así, lo que podría añadirse a un verdadero annus horribilis para la telefonía móvil si le sumamos la caída de ventas de los iPhone de Apple y la retirada del mercado de los Samsung Galaxy Note 7.

La llegada al mercado del LG G5 no supuso ninguna revolución ni un aumento de demanda y los potenciales compradores no parecieron atraídos por la versatilidad de este dispositivo y sus accesorios que pretendían en todo caso traer un soplo de aire fresco al anquilosado concepto de smartphone, que permanece esencialmente invariable desde que Apple presentó su primer iPhone en 2007.

De hecho las ventas en LG cayeron un 23 % poniendo en peligro la totalidad de la división de móviles de la marca. Contra unas previsiones de ventas trimestrales de 3 millones de unidades apenas se superaban los 2 millones de terminales vendidos como consecuencia de la débil respuesta de los consumidores, viéndose incapaz de plantar cara a sus rivales.

Con este planteamiento desde LG descartan que el próximo terminal en aparecer, el LG G6, apueste por esta tecnología de accesorios modulares. Fue bonito mientras duró.

 

Tags :