Sony y LG muestran en CES 2017 las televisiones del futuro: pantallas ultradelgadas con altavoces integrados

sony

La tendencia de los televisores a adelgazar está a punto de llegar al extremo de competir con el papel pintado con el que se decoran las paredes en algunos hogares dado el ínfimo grosor de los nuevos modelos presentados en la feria de la electrónica que se celebra estos días en Las Vegas.

Son muchas las marcas que estos días buscan asombrar con sus propuestas pero dos en concreto lo han hecho de manera especial.

En el caso de LG con su modelo Signature OLED W hablamos de un televisor de 65 pulgadas de diagonal (165 cms) con resolución 4K pero un grosor de 2,57 mm. Repetimos, sólo 2,57 milímetros de grosor. Tan delgado es que no se atornilla a la pared como los televisores normales de pantalla plana sino que se sujeta mediante un sistema magnético, sirviéndose de un único cable plano para conectarse a una barra donde se ubican los altavoces Dolby Atmos y los conectores HDMI (además de la alimentación eléctrica). Añade además funciones de televisión inteligente con el sistema operativo WebOS

Por su parte Sony ha presentado en CES su televisor A1E, también con tecnlogía OLED y 4K añadiendo funciones HDR (alto rango dinámico) y en cuanto a las funciones de televisor inteligente en Sony han decidido apostar por el SO Android, pudiendo ser controlado mediante órdenes de voz mediante un dispositivo Google Home.

Al igual que en el modelo de LG hay un único y delgado cable de conexión pero en el caso del televisor nipón no es necesario disponer de unos altavoces externos puesto que integra su propio sistema de sonido aunque recurre a una sorprendente opción: es la propia pantalla la que vibra para generar los sonidos. El sistema, similar al que han empleado altavoces electrostáticos como los afamados Martin Logan ESL101, se vale de unas microvibraciones visualmente imperceptible (no hay que temer, por tanto, que la imagen de la pantalla vibre).

Aún no se conocen precios ni fechas de lanzamiento pero es de esperar que se trate de dispositivos caros y que como suele suceder con las innovaciones tan rupturistas haya que esperar unos cuantos años a que se generalicen y abaraten, así que habrá que tener paciencia pero ya podemos afirmar que estamos un poco más cerca de tener televisores que no se cuelgan en la pared como cuadros sino que casi se fijan sobre ella como láminas.

lg

 

 

 

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad